Parece ser , que me domesticaron…

La salud de las izquierdas sigue maltrecha. Unos parecen destinados a salir de la crisis abrazando el reformismo liberal. Otros, domesticados en democracia, irrumpen en la historia reciente a golpe de indigno revisionismo. Es la izquierda de pasarela.


En su libro “Algo va mal”, escrito en la parte final de su vida, Tony Judt advierte que “sin idealismo, la política se reduce a una forma de contabilidad social, y esto es algo que un conservador puede tolerar muy bien, pero para la izquierda significa una catástrofe”. Y aunque parezca mentira, esto es algo que le pasa a los conservadores y a cierta izquierda de pose radical, sin alma, que ha sustituido las ideas por un compendio de ocurrencias y lemas de facultad. Se me responderá de inmediato que esta aparente izquierda goza del favor del electorado, o al menos de un sector importante del mismo. Así es. Pero no olvidemos otro detalle: esta izquierda populista es la misma que permite gobernar a la derecha. ¿Y el PSOE? Pues a medio camino entre la contabilidad social y el idealismo liberal, a veces socialdemócrata. Este es un año de congresos (PP, Podemos, PSOE y…CCOO), y habrá que esperar a sus resultados, salvo en el caso del PP, que lo convertirán en un homenaje al presidente.

Y en este contexto, en el que las izquierdas deben enfrentase a considerables retos, el más importante el de recuperar la capacidad de gobernar las políticas públicas para que la igualdad y la justicia social dejen de ser simples quimeras, unos cuantos representantes de la nueva política, algunos también dirigentes de viejos y memorables partidos, ahora reducidos a escombros, no se les ocurre otra cosa que maltratar y manosear la historia reciente y someter la transición democrática al examen de los contables.

Seguir leyendo

Anuncios

La coalición “tenía” un precio

Pit-GARZONEl 7 de mayo, el Consejo Político Federal de IU escenificó alguna tensión en la negociación e identificó los grandes retos políticos para la transformación del planeta: IU quiere más puestos de salida en las listas. Ni Europa, ni el euro, ni el paro, ni la reforma laboral, ni la sanidad, ni la educación, las pensiones o la protección social. El problema se llama listas. Yo adelanto mis conclusiones: si por plantear en el momento adecuado la coalición con Podemos, IUCM fue desfederada y sus 5 mil afiliadas/os expulsados, si entonces dijimos que el problema era de coalición y propuesta política, si era el proyecto el que estaba siendo enterrado…,y ahora pasa esto, solo puedo decir que IUCM tenía razón, y la difamación de que fuimos objeto retrata a los difamadores.

Continuar leyendo

Artículo de Luís María González en Nueva Tribuna